Blanca te guía en Ávila

  También disponible en / Also available in: Inglés, Italiano

La provincia de Ávila esta dividida por la Sierra de Gredos , es como una columna vertebral que hace que sea un pequeño continente,debido a sus diferentes climas  y  paisajes, que marcan a sus gentes, siempre merece la pena hacer un recorrido por una de esas comarcas.

Ruta de Gredos

La Sierra de Gredos es el corazón del Sistema Central y fue declarada Parque Regional en 1996. Una zona que llenará nuestros sentidos de sensaciones; paisajes inolvidables, con una flora muy rica: pino, castaño, abedul, aliso, piorno.

Ser testigo del vuelo del águila real, que planea majestuoso por la sierra y el encuentro, frecuente, con poblaciones de cabras tranquilas en su hábitat.

Se pueden recorrer muchos de sus pueblos y realizar diversa rutas, con una parada en el Parador de Gredos, el primero en ser abierto al público en 1928.

Ruta de La Moraña

La Moraña  o “Tierra de moros” debido a la presencia de población de origen árabe-converso, es una extensa llanura situada al norte de la provincia que incluye la tierra de Arévalo y forma parte del paisaje típico castellano.En la comarca se encuentran ejemplos de construcción en estilo mudéjar de una belleza arquitectónica singular.

El recorrido incluye las villas de Madrigal de las altas Torres, lugar de nacimiento de la reina Isabel la Católica, y la villa de Arévalo, famosa no solo por su historia y monumentos sino también por su gastronomía.

Ruta de El Tiétar

Llamada “ la Andalucía de Ávila” es una tierra de contrastes, la comarca abulense de clima más calido, se sitúa en la zona más meridional de la provincia, lindando con Extremadura y protegida por las cumbres de la sierra de Gredos.

Pueblos pintorescos, las cinco villas: Mombeltrán,San Esteban del Valle, Santa Cruz del Valle, Villarejo del Valle y Cuevas del Valle, junto con el puerto del Pico, son paradas obligadas para llegar después a Arenas de San Pedro, capital de la comarca y a Candelera que debe su nombre de las luces nocturnas que alumbraban a pastores y carboneros.

Ruta de El Tormes

En el Barco de Ávila, pernoctó el Emperador Carlos I camino de Yuste,gentes de Barco ayudaron en su penosa subida al puerto de Tornavacas.

Situada en el valle formado por el rio Tormes, lugar de pastos de la raza avileña, y ricos bancales huertanos donde se cultiva  la renombrada judía del Barco, que por supuesto se puede degustar en los restaurantes de la zona.

Una visita a Hoyos del Espino y Navarredonda de Gredos para dirigirse a la plataforma, desde donde se puede subir al prao Pozas, o simplemente pasear ya en plena montaña y ver algún que otro ejemplar de cabra montés.

Una parada en el primer Parador de turismo, inaugurado en 1928 , un lugar especial para relajarse y disfrutar de la naturaleza.

Ruta de El Corneja

Encinas , chopos, avellanos, olmos y robles crecen  en las praderas de este valle, bañado por el rio Corneja, Piedrahíta, Bonilla de la sierra y Villafranca de la Sierra, cuna del famoso caballero abulense D. Esteban Domingo, y donde el pintor Benjamín Palencia ubico su estudio, enamorado de sus paisajes.

Ruta de los Castros Vetones

Los principales vestigios de los vetones se conservan en los castros, auténticas ciudades fortificadas, con murallas y fosos.

Entre los castros mejor conservados se encuentran el de las Cogotas, el de la Mesa de Miranda o de Chamartin, el de Ulaca y el del Raso .

Una forma de turismo arqueológico unido al disfrute de la naturaleza.